• Home
  • |
  • Blog
  • |
  • Un playboy inventa el piloto automático y se estrella follando

septiembre 29, 2017

Un playboy inventa el piloto automático y se estrella follando

Lo que vamos a contar a continuación no es un relato erótico de ficción, es un algo totalmente real, documentado. Corría el año 1914 cuando un joven aviador norteamericano llamado Lawrence Burst Sperry, sorprendió al mundo entero en el Festival Aeronáutico de París sobrevolando a baja altura la ribera del Sena, tranquilamente, de pie, sobre el ala de su avión. Algunos dicen que se estaba fumando un pitillo, mas chulo que un ocho.

El invento, que revolucionaría el mundo de los aviones para siempre, era el piloto automático. Como buen hijo de empresario (su padre también era inventor y dueño de la Sperry Gyroscope Company) lo supo vender bien. Según Lawrence, este invento permitiría a los pilotos no estar en tensión constante al pilotar el avión, permitiéndoles descansar y afrontar mejor los vuelos a larga distancia. Se puede decir que gracias a este invento, hoy en día podemos ir a la otra parte del mundo en avión sin que nuestra vida peligre por las ganas de orinar de un piloto que sobrevuela el atlántico. Aunque desde entonces se han empezado a perder otras cosas, como pantalones, este invento permitiría a los pilotos hacer algo más que relajarse e ir al baño sin que el avión se estampase.

Beber, follar, el rollo de siempre, (Pero en cabina)

Antiguamente no podías satisfacer una necesidad fisiológica básica, como orinar o leer a Tolstói, pilotando aviones. Era muy difícil por eso de tener que usar las manos para que el avión volara recto. 

Por eso creemos que es perfectamente verosímil suponer que el primer piloto en tener sexo (satisfactorio, sin prisas, como en casa) en un vuelo de la historia, fuera el inventor del piloto automático.

Fotografia erotica
Follamigos fotografías eroticas

Piénsalo.

Ahora, gracias a Lawrence (Laurencio, para los amigos) volar es mucho más seguro. Como los pilotos ya no tienen que fijarse en la navegación, uno tiene la certeza de que están mucho más concentrados en otras cosas, como la seguridad general del vuelo, ver porno, o fijarse detenidamente en el paquete de su  copiloto.

El Mile High Club

Y de aquellos barros, estos  lodos.  En el mundillo de la aviación existe un selecto club llamado Mile High Club. Este club está compuesto por aquellos pilotos, viajeros y tripulantes que han practicado el sexo en pleno vuelo.

Mucha gente le atribuye a Lawrence Burst Sperry el honor de haberlo inaugurado. Aunque no hay documentación que lo certifique, el primer indicio de sexo en vuelo lo protagonizó Sperry en 1916. Corría el mes de noviembre cuando Lawrence subió a su alumna Cynthia Polk para una clase particular de vuelo. Ambos despegaron desde su aeropuerto de Nueva York para hacer un pequeña rutina aérea que le permitiera a la joven mejorar sus dotes de piloto en su hidroavión Curtiss Flying Boat C-2. Sin embargo, algo fue mal durante el vuelo, ya que el piloto automático falló y los dos cayeron en unas marismas próximas a la ciudad de Nueva York, en Green South Bay.

Pero tuvieron suerte.

Patos. Los patos salvaron sus vidas. O, más concretamente, unos hombres que pasaban por allí, a la caza de estas pobres criaturas.  Sin embargo, lo sorprendente de todo fue que los cazadores encontraron al piloto y su (aventajada) alumna tal como saldrían en una galería de Sexo.blog.

Desnudos.

Los hombres, más en  shock que los propios patos, intentaron cubrir a los dos accidentados. Cuando les preguntaron a Laurencio y su (aventajada) alumna por qué estaban en pelotas, el  playboy les respondió “la fuerza del golpe nos arrancó la ropa de cuajo y nos dejó desnudos”. Lo cual entra, directamente, en el “top five” de Las Excusas  Más Increíbles De La Historia. Cualquiera que sepa un poco de cinética o de excusas estará de acuerdo conmigo y,  casi con total seguridad, con los cazadores de patos.

Una inauguración digna del Imperio. 

Lawrence Burst Sperry fue considerado oficialmente, tras este incidente, el insospechado y afortunado inaugurador del High Mile Club. Sucedió en 1916 y desde entonces muchos más se han unido, sobre todo en estos últimos años. Y es que tener sexo en un avión ha llegado a ser hasta una parafilia en algunos casos extremos. 

Según una encuesta realizada en el año 2015 por el fabricante de preservativos Durex, más de 300.000 ciudadanos adultos han practicado sexo en el aire, siendo tripulante, viajero o piloto. Sabiendo que hay alrededor de 100 millones de viajeros alrededor, esta cifra es porcentualmente ridícula, pero es un club con muchos miembros, nunca mejor dicho. Virgin Atlantic tuvo que retirar las tablas para cambiar pañales que instaló en sus vuelos de larga distancia porque hubo alguien que les dio más usos aparte del materno-infantil.

Hubo demasiadas tablas destruidas por apasionados miembros del High Mile Club.

El juego de palabras de un periodista socarrón.

Un periódico de la ciudad de Nueva York se hizo eco de la historia. El titular de la noticia fue “Aerial Petting Ends in Wetting”, que viene a decir “Polvo Aéreo Acaba En Mojado” Vamos, que la historia de que el golpe les arrancó la ropa de cuajo, no coló. Se sospechó durante muchos años que el playboy Lawrence había echado más de uno y de dos polvos en su pequeña fortaleza volante, sin embargo, en esta ocasión, Cynthia se mostró demasiado fogosa, desactivando la palanca del piloto automático (en este punto el relato es algo confuso) y perdiendo el control de la nave, pero casi seguro que ganando el control de Laurencio. El dueño de Virgin Atlantic, Richard Branson, preguntado a este respecto, dijo que a la edad de 19 años, se unió al club en los lavabos de un vuelo de Laker Airlines. Dijo que “es el sueño de todo hombre”, a lo que muchas mujeres respondieron que era el sueño de ellas también. De hecho, la aerolínea asiática Singapore Airlines reporta que un tercio de los incidentes disciplinarios registrados en sus vuelos proceden de actos sexuales a bordo.

La gente tiene relaciones sexuales a bordo de aviones. Da igual que sean pilotos, azafatas, tripulantes, auxiliares o viajeros, el sexo en los aviones se practica y mucho.

Eso sí, sólo hay dos personas con el honor de haber sido las primeras, Laurencio y Cynthia Polk.

El club que inauguró el playboy y aventurero Lawrence ya tiene más de un siglo de vida, y cada vez cuenta con más adeptos a lo largo y ancho del mundo. Quién sabe si algún lector de Sexo.blog es miembro de este selecto club de afortunados. En caso afirmativo, por favor, ponte en contacto con nosotros.

Tenemos que hablar.

Related Posts

En brazos de la mujer madura

Las 10 mejores películas eróticas de la historia para ver con tu pareja

Descubre como tener todo el porno del mundo al alcance de tu mano

La primera mamada de la historia

Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}