• Home
  • |
  • Blog
  • |
  • La primera mamada de la historia

julio 18, 2017

La primera mamada de la historia

La felación es un acto sexual practicado por el ser humano en la mayoría de sus relaciones carnales. Indistintamente del origen del humano, este tipo de relaciones se practican a lo ancho y largo del planeta.

Tanto en Sudamérica, como en Asia, como en Europa o África, sean hombres o mujeres los feladores o felados, existe la certeza de que es una de las partes favoritas del acto, incluso llegando a sustituir el coito en muchas ocasiones.

Pero la pregunta que abordamos hoy es ¿quién fue el genio que tuvo la idea de practicarlo por primera vez?

Los historiadores tienen varias teorías de cuando se hizo la primera.

Existen varias teorías acerca del origen de esta práctica. En 1974, se descubrió un esqueleto de un homínido  y uno de sus descubridores, Yves Coppens, especuló con la posibilidad de que esta especie de 3,2 millones de años de antigüedad practicase la felación entre sus congéneres.

De hecho, en su libro “la Prehistoria del Sexo”, el arqueólogo Timothy Taylor enseña ciertas pinturas rupestres en las que se representa a una mujer en posición de felación, con un macho sentado delante suyo y el otro detrás penetrándola, en lo que podría ser considerada como la ilustración del primer trío de la historia.

Sin embargo, aparte de especulaciones y pinturas rupestres, no existen pruebas palpables de que los trogloditas practicasen felaciones en su acto sexual.

Los dioses egipcios, los más cachondos. Los inventores de las felaciones modernas.

La primera felación de la historia de la civilización, curiosamente, no tiene origen humano, sino divino. No es de extrañar que haya sido un dios el que haya creado este placer divino, y hay que agradecerle que lo haya enseñado a sus fieles adoradores humanos.

 En el antiguo Egipto, según su mitología, el dios Osiris fue derrotado por sus enemigos y hecho trizas, asesinado por sus enemigos. Sin embargo, su devota esposa, en vez de llorar su muerte, recogió su pene de todas las piezas de Osiris que habían esparcidas, y reconstruyó a su marido insuflándole vida a través de su pene.

Esta es la felación más antigua documentada en toda la historia, y que además se ve que creó escuela entre las divinidades egipcias. El padre de Osiris, el dios Geb, fue ilustrado en multitud de ocasiones comiendose su propio pene, en un acto que solo dos de cada mil personas es capaz de conseguir, como dice el investigador sexual Alfred Kinsey.

En el mundo antiguo, sin embargo, hay otros pueblos que también le cogieron el gusto a las felaciones, y además no estaban demasiado separados de los antiguos egipcios. Al otro lado del Mediterráneo, los griegos también eran unos salidos compulsivos y le dieron un nuevo aire a la práctica sexual de la felación pasados unos cuantos siglos desde la primera felación de Osiris.

Como bien es sabido, en la antigua Grecia, los hombres tenían relaciones sexuales entre ellos con total normalidad, sin ningún tipo de necesidad sexual con mujeres, que eran usadas principalmente para la tarea de la reproducción.

Estas prácticas llevaron a cabo grandes avances en materia sexual entre hombres, pero sirvieron sobre todo para quitar muchos tabúes en la educación sexual de la época en aquella civilización, sobretodo en la literatura, ya que los escritores griegos fueron los primeros en escribir en toda la historia acerca de las felaciones entre hombres. Arquíloco, un mercenario y escritor griego, escribió en el siglo VII a.C. que “un Tracio o un Frigio le lamieron el falo, agachándose y trabajándoselo”. Un siglo más tarde, Hiponácte de Éfeso citó que una mujer “le pedía ocho óvolos por una mamada en su pene”.

Por lo tanto, queda totalmente demostrado que, tanto los egipcios como los griegos conocían perfectamente y practicaban las felaciones en sus actos sexuales. Sin embargo, la pregunta es… ¿por qué las mamadas, comidas de coño y felaciones en general, estuvieron tan demonizadas en la civilización occidental, hasta bien entrado el siglo XX?

Los romanos y sus bacanales.

Las bacanales de los patricios romanos puede que tengan el honor de ser las fiestas más salvajes de la historia de las fiestas. Entre bebida, comida, música y entretenimiento, los romanos pasaban días enteros de fiesta.

Sin embargo, tenían una extraña forma de concebir el acto de la felación en si. Una felación se compone de dos partes; la parte que recibe el pene (felación) y la parte que proporciona el pene (irrumación).

Aquel que recibe el pene (felador) era considerado una persona humillada, sumisa y ridícula, mientras que el “irrumador” estaba considerado como una persona fuerte, valiente y conquistadora.

Se practicaba como castigo para humillar a delincuentes y esclavos como castigo por sus crímenes, e incluso algunos tribunales condenaban por igual a hombres y mujeres a cumplir semejante sentencia.

Cuando el imperio romano se convirtió al cristianismo, estos valores fueron propagados por la religión cristiana como propios, y la demonización de la felación duró hasta la época moderna, donde la globalización ha vuelto a abrir los ojos a la civilización occidental acerca de la práctica de la felación.

Sin embargo, no todo referente a la felación era considerado como negativo. Tras la ocupación romana de Egipto, Cleopatra ofreció a sus huéspedes un banquete singular con una gran orgía para los comandantes del ejercito romano.

Los enemigos de Cleopatra dicen que llegó a hacer cerca de 1.000 felaciones en esa orgía, entre comandantes romanos en ese momento de desenfreno sexual.

También es curioso saber que, de esta época, es procedente otro curioso invento. Las prostitutas egipcias y fenicias desarrollaron la técnica de la felación como ninguna en la antigüedad, y aplicando la innovación, comenzaron a pintarse los labios de rojo para que sus bocas simulasen ser una vagina.

Y así es como se inventó el primer pintalabios de la historia.

Related Posts

En brazos de la mujer madura

Un playboy inventa el piloto automático y se estrella follando

Las 10 mejores películas eróticas de la historia para ver con tu pareja

Descubre como tener todo el porno del mundo al alcance de tu mano

Leave a Reply


Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}