Hoy conoceremos a un hombre que ha hecho de su afición su profesión, hasta el punto de haber trabajado para algunas de las publicaciones más importantes del mundo como PLAYBOY , MAXIM o FHM, follamigos tuvo la suerte de entrevistarle para conocer las opiniones y vivencias de alguien que viajó del comunismo soviético a fotografiar mujeres en todos los rincones del mundo.

Hola, puedes presentarte para nuestros lectores:

Me llamo Oleg Kosyrev, tengo 52 años y nací en Riga, Letonia, aunque desde muy pequeño he vivido en Moscú. Llevo 30 años casado con mi mujer y tenemos una familia encantadora, mi hijo empieza a interesarse por la fotografía, somos una familia muy interesada en el arte y la creatividad, cada uno tiene sus intereses y su propio punto de vista, de manera que los críticos más duros los tenemos dentro de casa. La fotografía me ha interesado desde que la descubrí en la escuela, además a mi tío también le interesaba, y con él aprendí el proceso de revelado y me encantó, desde entonces he llevado una cámara debajo del brazo.

Al principio lo fotografiaba todo, a mis amigos del colegio, a mis parientes, las cosas que veía por la calle, después empecé a tomármelo más en serio, me compré una cámara “Fotosnayper”, muy popular en la época soviética, con ella me pasé días perdido en el bosque, tomando fotografías de exteriores y de diversas aves y animales.

Intenté formarme de forma más profesional en el campo de la fotografía, pero no tuve oportunidades de joven. Vengo de una familia sin demasiados recursos, por lo que me vi obligado a tomar la vía de la escuela profesional para aprender oficios, durante esa época construí mi primer cuarto oscuro para revelar fotos. Durante tres años dejé la fotografía porque tuve que servir en la marina, aunque al final pude trabajar como reportero del periódico naval.

Hice reportajes en varios buques de la armada, y gracias a la experiencia que adquirí pude entrar en la Facultad Estatal de Moscú y estudié fotografía periodística, ese fue el comienzo de mi formación profesional como fotógrafo. Tuve la suerte de coincidir con los mejores profesores y fotógrafos del país, adquirí una visión mucho más profesional y senté los cimientos de mi visión de la belleza. Desde entonces nunca he abandonado la fotografía, ha sido un hobby o una manera de ganarme la vida, pero para trabajar he tenido que invertir mucho, tanto en esfuerzo como en dinero.

¿Cuándo empieza a dedicarse a la fotografía erótica y por qué?

Las primeras imágenes de este género las tomé en la facultad, hice fotos de cuerpos, sin enseñar las caras, y la verdad es que me gustaron mucho aquellas fotos, sin saberlo había encontrado mi género favorito. A lo largo de mi vida he probado muchos géneros fotográficos, pero siempre volvía a la fotografía erótica, en muchos casos para amigos y familiares. La verdad es que la fotografía erótica es mi género favorito, y el que mejor se me da, creo que esa es la razón por la que me dedico a esto, porque es lo que más me gusta y en lo que obtengo los mejores resultados.

¿Cómo de difícil es estar frente a una atractiva mujer desnuda y seguir siendo profesional?

Bueno, yo llevo mucho tiempo en este mundillo, he hecho centenares de sesiones con cientos de chicas, así que supongo que con el tiempo me he acostumbrado. Aunque por supuesto todo el erotismo y la sensualidad que hay en el ambiente no te pueden dejar indiferente.

De todos modos siempre he pensado que esta misma pregunta se le debería hacer a ginecólogos y otros profesionales  que de un modo u otro están conectados con el desnudo, creo que en el fondo son trabajos similares, hay que ser profesional y tener claros los límites. Claro que una vez terminada la sesión cada persona hace lo que quiere. En ese aspecto yo lo tengo claro, soy un profesional.

¿Qué tipo de imágenes son tus favoritas?

A lo largo de mi vida he probado muchos géneros y diferentes técnicas de disparo, he hecho todo tipos de fotos, y diría que las que más me gustan son las de la gente en el agua.

Tengo un estudio especialmente preparado para este tipo de fotos, poco a poco lo he ido adaptando para esas fotos en concreto, me ha costado diez años prepararlo todo y tenerlo a mi gusto, pero aquí es donde consigo los mejores resultados. Las fotos en el agua requieren mucha técnica, un encuadre correcto, encajar el paisaje… Me encantan este tipo de fotos y llevo mucho tiempo dedicado a ellas.

Es importante entender que cuando se hacen es necesario meterte en el agua con mucho equipo eléctrico, hay que conseguir la luz adecuada y cualquier mal movimiento o descuido puede acabar en tragedia. Muchas veces estamos tan metidos en el trabajo que no pensamos en los riesgos, pero siempre que voy a hacer estas fotos trato de prevenir al equipo de los riesgos, no correr, saltar ni ir con prisas por el estudio, aunque el estudio está preparado, nunca se toman suficientes precauciones.

¿Cuál es la parte más difícil de tu trabajo?

No estoy muy seguro, pero creo que lo más difícil es la postproducción, la selección de imágenes, procesarlas, y tenerlas todas en el punto que quiero. En una sesión se hacen muchísimas fotografías, y la labor que viene después de ir seleccionando y descartando para elegir las mejores es larga y tediosa, puede costar más de un día seleccionar el trabajo de una mañana, y con la fotografía digital el tratamiento de las fotos es cada vez más importante. Porque se pueden hacer fotos muy buenas, pero sin un trabajo de postproducción no se pueden presentar al público.

¿Puedes contarnos alguna situación divertida o picante que haya pasado en una sesión de foto erótica?

Uf, situaciones de este tipo he vivido muchas, pero la más épica fue en un proyecto que hicimos en Seliger, en la región de Tver, bastante al norte de Rusia, es un lugar remoto, con muchos pueblos abandonados y teníamos que dormir en tiendas de campaña, hacía mucho frío y nos calentábamos con el fuego y otras cosas, una noche una de las chicas que acababa de llegar de la ciudad nos preguntó si teníamos un jacuzzi, como estábamos algo animados le dijimos que sí, que cerca del lago había uno, la chica se lo tomó en serio y se fue con el bikini y la toalla y estuvo más de media hora dando vueltas buscando la bañera, pero se lo tomó bien y el trabajo fue genial.

¿Y alguna situación complicada?

Bueno, siempre hay problemas con los maridos celosos, algunos han interrumpido sesiones de fotos y otros que me han llamado para pedirme que borre todas las fotos que haya tomado de su novia, lo que no saben es que muchas veces las fotografías son para ellos, que su novia había decidido regalarle.

¿Cuál es el lugar más extraño en el que has hecho una sesión de fotos?

La verdad es que he trabajado en muchos lugares extraños.

Rusia es un país muy grande y lo he recorrido entero, por ejemplo hemos trabajado en pueblos abandonados sin luz, pero creo que uno de los mejores fue en el centro de Moscú.

Teníamos la localización pero no me acababa de gustar la luz natural, de modo que necesitábamos generadores para iluminar correctamente. Se nos ocurrió parar un coche en mitad de la carretera, enchufar los focos al motor y disparar las fotos, cortamos la calle Tverskaya durante unos siete minutos haciendo fotos a una chica medio desnuda, formamos un atasco, los turistas nos hicieron fotos y la gente nos dijo de todo, tanto bueno como malo, pero por suerte todo salió bien.

¿Cómo lleva su esposa su trabajo?

Hemos pasado por diferentes etapas, al principio me ayudaba con la fotografía, luego con la promoción, porque ella es especialista en diseño y publicidad, y luego creó su propia empresa y nos ayudamos mutuamente.

Nunca me ha dicho que no lo haga, pero a veces resulta raro para ella que trabaje rodeado de mujeres desnudas, de modo que a veces tenemos roces, nada que no podamos arreglar hablando tranquilamente. A fin de cuentas es mi trabajo y ella lo entiende perfectamente, si no nos entendiésemos no llevaríamos juntos más de 30 años.

¿Con qué modelo te gustaría trabajar?

La verdad es que me gusta mucho trabajar con diferentes modelos, Rusia está llena de mujeres preciosas y desconocidas y suelen ser la gente con la que me gusta trabajar, me gusta descubrir nuevos talentos.

¿Cuál es su sesión de fotos favorita?

No sabría qué decir, supongo que depende del resultado, pero recuerdo con mucho cariño una sesión en la que todo salió bien, estábamos trabajando en agua, la modelo estaba preciosa aquel día, la luz era perfecta y todos nos entendimos genial, la modelo entendía a la primera lo que pedíamos, el equipo lo hizo todo perfecto y quedó genial, conservo aún 300 fotos de esa sesión porque no he podido borrarlas, todas me parecen buenas y aunque hace bastante tiempo de eso sigo guardándolas como un tesoro.

¿Ha realizado sesiones pornográficas?

Se trata de una pregunta complicada, porque incluso la fotografía erótica más leve puede ser pornografía para otras personas. Dejando de lado esos detalles de interpretación, sí he hecho fotos de hombres y mujeres desnudos, pero no lo hacía con ánimo de que fuese pornografía, sino por capturar el arte que hay en los cuerpos, el movimiento y la tensión que hay entre ellos.

A veces hemos tenido problemas con modelos que se han “sobreexcitado” durante las sesiones, pero entonces se para, se descansa y volvemos al trabajo.

Para mí en este tipo de fotos lo que trato de buscar es la belleza del cuerpo femenino usando como fondo el masculino, no busco belleza pornográfica, sino captar la belleza de la relación entre los dos.

¿Ha recibido muchas críticas a lo largo de su carrera?

Por supuesto, las primeras las recibo en casa de mi esposa y mi hijo, y sus críticas son duras y duelen más porque son las personas a las que tengo más cerca.

Por otra parte he recibido multitud de críticas en internet, pero la verdad es que publicar mis fotos y ver las reacciones de la gente me ha ayudado mucho a desarrollarme como profesional, me ha permitido sacar conclusiones y corregir errores. Las críticas pueden ser muy positivas y constructivas para una persona si sabe cómo afrontarlas, sirven para avanzar y no acomodarse con lo que uno ha conseguido.

¿Qué consejo daría a alguien que quiera convertirse en fotógrafo erótico?

Muchos, demasiados para decirlos todos, pero probablemente el consejo más importante que les puedo dar es que se busquen a sí mismos. Si vas a una clase de fotografía y hay veinte personas haciendo fotos a una modelo no desarrollas tu propio estilo, solo algunos aspectos técnicos. Sé que muchos lo hacen porque creen que no pueden encontrar una modelo, peor el problema es que se pierden los más importante, poder hablar con la modelo para hacer exactamente las fotos que quieres, creo que es mejor intentar hablar con una modelo. 

O mejor aún, ahorrar y hacer tu propia sesión, al principio puede que no vaya muy bien, pero es importante hacer lo que uno quiere.

¿Qué consejo darías a alguien que quiere ser modelo?

Lo más importante es cuidar su aspecto y su apariencia, y si quieren dedicarse profesionalmente deben invertir en sí mismos, llevar un estilo de vida saludable, ya que influye muchísimo en el aspecto, y además cuidarse la piel y el cabello con los mejores productos, todo eso cuesta mucho dinero, pero sin eso no se puede llegar a triunfar. Aprender a actuar y a comportarse como modelos delante de la cámara, hay que trabajar muy duro, como en todas las profesiones de este tipo.

¿Cuáles son las revistas populares en las que ha publicado?

La verdad es que en bastantes, he publicado en revistas para hombres como Playboy, Maxim o FHM, también en la revista Moulin Rouge y en la publicación australiana “Egoïst”. También he trabajado en espectáculos y exposiciones, como “Eros Moscú” y soy coautor de dos libros de fotografía.

¿Cuáles son tus planes para el futuro?

Quiero dejar claro que aunque dedique mucho tiempo a la fotografía sigo teniendo un trabajo como consultor, de modo que convertirme en fotógrafo a tiempo completo estaría bien, aunque me gusta mi trabajo esa me parece una buena meta. A más corto plazo solo quiero seguir haciendo trabajos de fotografía y seguir aprendiendo y mejorando, a largo plazo creo que me gustaría abrir una escuela de fotografía, aunque no es un fin en sí mismo. Eso sí, algún día me gustaría ir a vivir a un sitio donde haga mejor tiempo, como España, ya he estado allí y la verdad es que es un país en el que se vive bastante bien.

A continuación os dejamos con una pequeña muestra de la obra de Oleg:

Podéis ver mas galerías con su trabajo en su web

6 Comments
  1. Anónimo

    Que envidia de trabajo

  2. Anónimo

    CHULISIMAS LAS FOTOS Y MUY BUENA ENTREVISTA. FELICIDADES FOLLAMIGOS!!

  3. Vaya modelos…. y el fotografo las ve a todas desnudas? donde se le manda el curriculum?

  4. Paco Merme

    Falta una foto con el careto de el, para saber si se lo pasa bien con ellas despues de sus sesiones de fotos jejeje

  5. Romario

    Podríais poner algo de vídeo, no? estgo de las fotos ya se va quedando anticuado! un saludo.

  6. Anónimo

    Vaya! Le entran a uno ganas de comprarse una cámara! jajajaja!

Escribe aqui tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

borrar formularioEnviar